domingo, 18 de febrero de 2018

Soy un cazador de sueños


Soy un cazador de sueños 

Soy un cazador de sueños,
soy un cazador de ideas;
soy un cazador sin balas
de todas las cosas lindas,
de todas las cosas buenas.

Soy un cazador de sueños
que mira todo asombrado;
soy, no sé cómo decirlo:
¡soy un cazador cazado! 

Douglas Wright



Un pueblito, una calle…


Un pueblito, una calle… 

Un pueblito, una calle,
una iglesia, una plaza,
unos cerros, unos montes,
un terrenito, una casa.

Un pueblito, una plaza,
una arboleda, una calle,
un terrenito, una casa,
un montecito y un valle.

Una mitad es real,
la otra, imaginación;
cuál es cuál, es la pregunta,
cuál es cuál, es la cuestión. 

Douglas Wright




miércoles, 14 de febrero de 2018

“Vivir la vida es un arte…”


 “Vivir la vida es un arte…” 

“Vivir la vida es un arte
cuando la mente está en calma”
—cuando está en calma mi cuerpo,
cuando está en calma mi alma.

“Cuando la mente está en calma,
vivir la vida es un arte”
—uno que lo abarca todo,
todo el tiempo, en todas partes. 

Douglas Wright



Mi mente es un gran espejo





Mi mente es un gran espejo 

Mis ojos son como espejos
de eso que anda por la vida
—de esos instantes fugaces
que se esfuman enseguida.

Mi mente es un gran espejo
—uno que capta reflejos,
los anota, los procesa,
y los devuelve en poesías,
en dibujos y en canciones,
para que viajen por siempre,
para que vuelen muy lejos. 

Douglas Wright


domingo, 11 de febrero de 2018

Un gran cuadro impresionista



Siempre me gustaron los impresionistas
—los paisajes de Pissarro, en especial.

Hace mucho, cuando mi vista estaba
“en buena forma”, solía nublarla
a propósito para poder ver mi entorno
—los exteriores, en particular— como si
fueran cuadros impresionistas.

A la vejez, y sin los anteojos puestos,
todo mi entorno —todo el paisaje—
es un gran cuadro impresionista.


----




Un gran cuadro impresionista


Vivo, a causa de mis ojos,
en un cuadro impresionista;
así es mi mundo, ahora,
por andar “mal de la vista”.

Así es mi mundo, ahora,
con la “mirada cansada”:
un gran cuadro impresionista,
una realidad pintada.

A la vejez, mi mirada
me dio un mundo impresionista;
vivir dentro de un gran cuadro,
¡qué lujo para un artista!


Douglas Wright



Con mi atadito yo voy


Con mi atadito yo voy

Un atadito lleno de cielo,
un atadito lleno de sol;
un atadito para el camino,
un atadito, con eso voy.

Un atadito lleno de vida,
un atadito lleno de hoy;
con mi atadito, por el camino,
sin ataduras, así yo ando,
desatadito, así yo voy.

Douglas Wright



sábado, 10 de febrero de 2018

Junto a la orilla del mar





Junto a la orilla del mar 

El mar borra las pisadas
que dejamos al pasar;
todo es camino de ida
caminando por la playa
junto a la orilla del mar. 

Douglas Wright



jueves, 8 de febrero de 2018

Dejar que la vida fluya



Dejar que la vida fluya 

Dejar que la vida fluya
en mágico devenir;
y así, fluir con la vida,
y así, ser vida que fluye,
¡y así, ser sólo fluir! 

Douglas Wright



martes, 6 de febrero de 2018

Mi sombrero de pensar





Mi sombrero de pensar 

¡Mi sombrero de pensar
está tan lleno de mar!
—lleno de espuma y de olas
que salpican sin parar.

Mi sombrero de pensar
ya no me deja pensar
más que en espuma y en olas,
más que en mar, y en mar, y en mar…

Mi sombrero de pensar
—lleno de olas y de espuma—
lleva el mar hasta la luna
—llena la luna de mar—
a la hora de dormir,
cuando me voy a acostar. 

Douglas Wright 




Gracias a “Chachy” Oviedo,
que arregló mi sombrero
para que se parezca más
al de Connery en “La liga”
que al de un muñeco
de ventrílocuo.


lunes, 5 de febrero de 2018

Un segundo Jardinero


Un segundo Jardinero 

Yo creo que el Jardinero
no es uno, sino son dos;
uno, del borde hacia adentro
—ojos, nariz, corazón—,
otro, del borde hacia afuera
—cielo, tierra, luna, sol.

Y por cada Jardinero
hay un contra-Jardinero
—un segundo Jardinero—:
uno del borde hacia afuera,
uno que contiene todo
lo que no está en el primero
—cielo, tierra, luna, sol—,
digo el universo entero. 

Douglas Wright



Una poesía de silencios




Una poesía de silencios 

Ese silencio del sol
a la hora de la siesta,
el silencio de las nubes
que pasean por el cielo,
el silencio de los árboles
en su silenciosa fiesta,
el silencio de las horas
en ese tiempo sin tiempo.

Una poesía de silencios,
una poesía callada,
una palabra que crece
exactamente hacia atrás,
del sonido hacia el silencio,
del sonido hacia la nada,
hacia una nada serena,
hacia una nada tranquila,
hacia una nada calmada. 

Douglas Wright


sábado, 3 de febrero de 2018

El sonido del “Ovejo”


El sonido del “Ovejo” 

En la quena del “Ovejo”
suenan piedras, suenan vientos;
el sonido del “Ovejo”
es aire del Altiplano,
es el cielo de la Puna,
es montaña en movimiento.

El sonido del “Ovejo”
viene de allá, de muy lejos;
y en la quena del “Ovejo”
suena una “sopa de piedras”
hecha con puro Altiplano,
hecha con cielo de Puna,
hecha con lluvias y vientos. 

Douglas Wright